¿Cual es el motivo que tienes para pedir las llaves a tu novia y recoger tus pertenencias, si un juez te permite llamar al cerrajero en día festivo con policías secretas y abrir la casa o empresa de tu pareja?

Eso fue lo que ocurrió en agosto. El juez Manuel Altava, recién separado de su compañera sentimental y ella residía en el domicilio conyugal. Aprovechó que ella se había ido de vacaciones para personarse en el domicilio con cerrajeros, policía y un camión de mudanzas y se llevó cajas con objetos personales. La vecina asustada llamó a la policía y a la ex pareja del juez, regresando ella para discutir la forma de proceder de su ex marido.

 

La finalidad parecía ser retirar sus objetos personales, pero… entonces cuál es el motivo para registrar el despacho de la joven en el mismo inmueble, incluso llegando a buscar expedientes clasificados?. Finalmente, todo terminó en que el Juzgado de Instrucción de Castellón abriera un proceso de delito de realización arbitraria del derecho propio. Es decir, era ilegal la forma de proceder del Juez, y él lo sabía dada su condición de profesional de la justicia.

 

Cuando el juicio estaba a punto de producirse, el juez dejó la judicatura y se presentó a las elecciones, siendo elegido como senador del Partido Popular. Por este motivo, al ser aforado, el caso pasó al Tribunal Supremo.

Sin embargo, el juez del Supremo Manuel Maza, dictaminó que Altava no realizó ningún delito y archivó el caso, alegando que lo que había hecho no era para amenazar ni para intimidar, ni acción alguna de fuerza. Alegó también que la pareja no se había separado totalmente, y que lo que hizo el juez fue cambiar la cerradura de su propio domicilio.

 

Desde un primer momento, se ve claramente que aquí algo no cuadra, ya que el registro del despacho no podía considerarse parte de su propio domicilio. Ya se sabe, Cerrajero Sevilla pedirá certificación de toda aquella apertura que desee realizarse.